Lola y los desafíos tras salir del closet

En el Día Internacional de la Madre Tierra, urge un cambio cultural para la adaptación al cambio climático y el cuido del medio ambiente
abril 22, 2019
Indígenas de Nicaragua se preparan para carrera continental de Jornadas de Paz y Dignidad 2020
octubre 3, 2019

Lola y los desafíos tras salir del closet

 Por Azucena Acevedo / Mga-Nic.

“Lola”, cuyo verdadero nombre se mantiene en anonimato, es una chavala de 17 años que recientemente salió del closet. Desde pequeña supo que le atraían personas de su mismo sexo, pero fue hasta hace un año que decidió contarle a sus padres que tenía una relación de noviazgo con una compañera de clases de su misma edad.

“Cuando decidí contar, todo cambio en mi vida, al principio mi mamá no lo creía y me regaño pero luego decidió aceptarme. Quien aún no lo supera es mi papá, en ese momento él me corrió de la casa, pues me dijo que él tuvo a una hija y no a un demonio; mi mamá no puede hacer nada porque vive en otro país”, relata Lola.

Casos como este en donde la familia rechaza a sus hijos e hijas por tener una orientación sexual e identidad de género distinta a la socialmente establecida suceden a menudo en Nicaragua, y son muy pocos los casos de quienes tienen la suerte de ser acogidos por otros parientes.

Discriminación legal y social

En el marco legal nacional, el Código de la niñez y la adolescencia establece la responsabilidad de madres, padres y tutores de brindar protección, cobijo, alimentación y todo lo necesario para su desarrollo a las niñas, niños y adolescentes, es decir hasta los 18 años cumplidos. Por su parte el Código Penal de Nicaragua tipifica el delito de discriminación con el agravante cuando es por razones de orientación sexual.

Lo anterior implica que a Lola se le violentan sus derechos de manera reiterada. Sin embargo, pese a la existencia de un sinnúmero de casos de esta naturaleza, no se tiene documentado un solo caso en que el sistema de justicia sancione estos delitos.

De igual forma, el Código de la niñez y la adolescencia dice en su Artículo 4 que toda niña, niño y adolescente nace y crece libre e igual en dignidad, por lo cual goza de todos los derechos y garantías universales inherentes a la persona humana, sin distinción alguna. Pero en la vida real la discriminación por orientación sexual e identidad de género está presente para muchas “Lolas” en el hogar, los centros de estudios y en la calle.

Trabajar y apenas comer

Aunque Lola es aceptada en casa de su pareja, tuvo que dejar sus estudios para trabajar, pues donde vive apenas les alcanza para comer. “Desde que ya no vivo con mi familia la situación es más difícil porque no me dan trabajo serio por ser menor de edad y donde logro conseguir me explotan y no puedo estudiar porque si estudio no como”, decía la joven con la voz entrecortada.

José Ignacio López, experto en Derechos Humanos de la Diversidad Sexual de la Red de Desarrollo Sostenible explica que aún se carece de estadísticas sobre los casos de rechazo desde la familia por razones de orientación sexual e identidad de género, en particular a jóvenes que son echados fuera de sus hogares.

 “En las investigaciones es una constante identificar entre los factores que aumenta la vulnerabilidad de estas personas, particularmente de adolescentes y jóvenes, el rechazo de la familia. Este rechazo se expresa de muchas formas, entre estas la negación del derecho a la alimentación, el derecho a la educación o la salud, el derecho al entretenimiento, recarga de trabajos en el hogar, aislamiento social, etc.,” destacó López.

El 28 de junio

Cada 28 de junio, personas como “Lola” celebran el Día Internacional del Orgullo de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, transexuales, intersexuales y Queer (LGBTIQ) en la que reivindican sus derechos a la igualdad en la diversidad.

La fecha no es casualidad, en 1969 un grupo de homosexuales en Nueva York, Estados Unidos se unieron para luchar contra el asedio y acoso policial que sufrían de forma regular. El caso fue conocido como los Disturbios de Stonewall. En Nicaragua la fecha se conmemora con una marcha para mostrar su orgullo por las batallas, triunfos y desafíos, pero en el 2019 no se realizará debido a la tensa situación política del país.

Hasta el momento Lola no pierde la esperanza de cambiar su situación y cree que en el futuro Nicaragua será un país donde se garanticen todos sus Derechos. “Tengo tres metas por cumplir; primero poder estudiar farmacia, ir por primera vez a una marcha del orgullo y por ultimo casarme con mi novia (con quien lleva una relación de dos años y medio) y poder tener mi propia familia”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *